Efecto mariposa: Cinco malas costumbres que nos dio la tecnología




El efecto mariposa es un concepto de la teoría del caos. La idea es que, dadas unas condiciones iniciales de un determinado sistema caótico, la más mínima variación en ellas puede provocar que el sistema evolucione en ciertas formas completamente diferentes. En los últimos años la tecnología se ha convertido en ese principio que irrumpe el caos desatando una crisis superficial que se refleja en nuestros malos hábitos.

Al mismo tiempo que la tecnología ha evolucionado, la vida misma ha perdido todo su interés, dejando de ser esa misteriosa y bella incógnita por la que filósofos e intelectuales iniciaban discusiones interminables.

Esto no significa que debemos rechazar el uso de smartphones, ordenadores portátiles, y redes sociales. La solución no está en el escepticismo absoluto (porque sostener una posición en contra a la tecnología a estas alturas sería imposible), pero urge la necesidad de tomar consciencia de lo que acontece todos los días en nuestro planeta.

Estamos hablando de efectos nocivos que cambian nuestra manera de ver las cosas. La tecnología también es un retroceso hacia una sociedad obsoleta que busca numerosas excusas para distraerse de lo que realmente importa.

¿Hemos perdido la fe en las buenas costumbres? Seguimos haciendo las mismas cosas de siempre: celebramos cumpleaños, salimos a dar una vuelta al parque, tomamos un café con los amigos, vamos a la universidad, y llevamos una vida aparentemente normal, excepto porque cada actividad está condicionada a una serie de malos hábitos.

 

Cinco malas costumbres que heredamos de la tecnología

 

#1 Mensajería instantánea

Si las actualizaciones de Windows solían ser una molestia, los mensajes de WhatsApp, Line, Telegram y otras aplicaciones similares son una completa distracción. No sólo es desagradable ver a una persona dependiente del móvil en una reunión social, este tipo de actitudes también es contraproducente en el trabajo.

Si bien el smartphone es un aporte muy útil para estar conectados desde cualquier lugar, también es una grave adicción que nos aleja del mundo real.

 

#2 Facebook

Pero si adicciones se trata, entonces Facebook es el centro de mayor interacción y pérdida de tiempo. Y si por alguna razón no estamos augustos con Facebook, también tenemos Twitter, Instagram, Vine, Tumblr, y así sucesivamente.

Desde aquí se comparten los famosos memes, videos virales y tendencias que serán noticia en los medios digitales. Dedicamos buena parte del día a leer comentarios, ver fotos de nuestros contactos, y buscar una publicación graciosa para compartir.

 

#3 Descargas ilegales

Y no sólo hablamos de la música. Internet también es un escape para descargar programas, videojuegos, películas, libros y demás contenido ilegal. Hay gente que pasa el día bajando material pirateado sin abonar un solo centavo.

 

#4  Phubbing

El plubbing es una tendencia que apareció en el año 2007 con la llegada de los teléfonos inteligentes, pero que recién se popularizó con el boom de los smartphones. El término hace referencia al uso dependiente de móviles en presencia de otras personas.

Cada día vemos cómo las personas prefieren levantar el teléfono para capturar una foto antes que intervenir en medio de un delito. Lo mismo ocurre con los conciertos y mayoría de eventos públicos.

Cinco malas costumbres que nos dio la tecnología

 

 

#5 Música en altavoz

Hay gente que tiene la mala costumbre de escuchar música a todo volumen, algo que resulta incómodo para aquellos que deben lidiar con este tipo de personas. En el bus, en una sala de espera, en la calle, en el parque, no importa el lugar, la idea es que todo el mundo se entere de lo que están escuchando.

 

 


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*