Los 10 problemas más comunes en la vida de un diseñador gráfico




¿Te gusta el diseño?  ¿Pasas mucho tiempo trabajando? Cuidado, porque tú podrías ser víctima de los 10 problemas más comunes en la vida de un diseñador gráfico.

Dedicarse al diseño gráfico es un hábito bastante extenuante, prácticamente no se tiene un horario fijo por la misma necesidad de entregar el trabajo en la fecha pactada. La vida social de muchos diseñadores se reduce a pasar el día frente al ordenador, y con el tiempo, podría ser perjudicial al momento de querer ligar con chicas (y no es broma).

Por el bien de todas aquellas personas que se esmeran en ser creativos y originales, aquí te presentamos una lista con los 10 problemas más comunes que todo diseñador gráfico deberá afrontar alguna vez en su vida.

10 problemas comunes en la vida de un diseñador gráfico

 

1. Tecnicismos ¡No por favor!

Esto sucede cuando empiezas a socializar con la gente de manera diferente. Pasar mucho tiempo hablando de proyectos, filtros fotográficos, escala de grises, resolución, mapa de bits, etc, puede cambiar tu estilo de vida. Entonces sustituirás palabras por un vocabulario más técnico, y llamarás a las personas “usuarios”.

 

2. Cometer plagio

Este no sólo es un serio problema, sino un error que debes evitar. No hay nada menos productivo para un diseñador gráfico que plagiar íntegramente un trabajo y darte el crédito por ello. No es bueno, no es bueno.

 

3. Alardear de tus logros

OK, eres bueno con lo que haces, pero tampoco te conviertas en un pedante que sólo alardea de sus logros. No hay nada más antipático que un diseñador egocéntrico. Nadie te visitará en tu entierro.

 

4. Perder la noción del tiempo

Esto ocurre a menudo. Trabajar intensamente en un proyecto puede ser desorbitante. Si nunca perdiste la noción del tiempo, entonces no eres un buen diseñador.

4. Perder la noción del tiempo

 

5. Mostrar tu malgenio

Ajá. No es muy inspirador explotar al frente de tus compañeros de trabajo (aunque se lo merezcan), mejor guarda un poco para la familia, ellos sí te soportarán.

 

6. No poder ligar con chicas

Felizmente ya no me preocupo por el tema de las chicas, sin embargo, en mis tiempos de soltería, ligar con una mujer era un verdadero reto. Dedicas tantas horas al trabajo que en algún momento olvidas la manera de iniciar una conversación espontánea. ¿Mi consejo? Nunca le preguntes a una chica si quiere conocer tu cueva mágica, pensará que eres un asesino en serie.

 

7. Hacer favores a los demás

No sólo es un dolor de cabeza, también es irritable. Nunca falta un familiar que te pide un favor por ser diseñador gráfico. El problema es que nunca es una tarea real, lo único que quiere es un cartel que diga “No botar la basura después de las 8”. ¿En serio?

 

8. Dolores en la espalda

Terribles dolores en la espalda, estrés, migraña, adormecimiento, fractura de la columna, parálisis cerebral, paro cardiorrespiratorio, etc. OK, tal vez exageré un poco, pero permanecer varias horas sentado es contraproducente para la salud. Lo mejor es hacer algunos estiramientos cada media hora y relajar los músculos antes que sea tarde (y ahora sí no estoy exagerando).

 

9. Dormir poco (o nada)

A menos que seas un hombre murciélago (como Batman), los diseñadores gráficos tienen la costumbre de dormir en el día y andar despiertos por la noche. A veces, dormir  6 horas al día es un privilegio.

 

10. Perderte el amanecer

No hay nada más irónico para un diseñador que pasar toda la noche trabajando y perderse el amanecer. Nunca está de más hacer una pequeña pausa y apreciar las cosas que realmente importan (muchas de ellas están a nuestro alrededor).


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*