Si querés llorar, llorá. Tus lágrimas podrían cargar nuevas baterías



Nuevas baterías flexibles que usan soluciones salinas inofensivas
Nuevas baterías flexibles que usan soluciones salinas inofensivas

Hoy, estas nuevas baterías flexibles funcionan en agua salada – mañana, podrían ser tu sangre o lágrimas…

En un esfuerzo por hacer más seguras las baterías que alimentan los wereables y dispositivos médicos, científicos han desarrollado nuevas baterías flexibles que pueden funcionar con agua salada. Y tal vez un día con sangre, sudor o lágrimas.

Las nuevas baterías ligeras, descritas en un artículo publicado esta semana en la revista Chem, pueden soportar ser dobladas por el medio cien veces. Y son más seguras: en lugar de usar productos químicos tóxicos, son alimentadas por líquidos relativamente inofensivos. Por ejemplo, agua salada y soluciones de rehidratación por vía intravenosa. Eso es clave si tienes una batería de alimentación de un dispositivo que se usa en o dentro de tu cuerpo. De esa manera, si la batería tiene pérdida, las cosas dentro no te harán daño.

¿Cómo funcionan estas nuevas baterías?

Las nuevas baterías funcionan almacenando energía eléctrica como energía química. Tienen tres componentes principales. Dos electrodos metálicos que conducen la electricidad – uno que está cargado positivamente y otro cargado negativamente -. Un caldo o pasta de electrolitos en el medio. Cuando la batería está alimentando un dispositivo, los iones desprenden sus electrones y luego derivan a través de la pasta de electrolito de un electrodo a otro.

En muchas de las baterías flexibles que existen, estas soluciones electrolíticas están hechas de ácidos fuertes o productos químicos tóxicos, según el estudio. Esa materia es corrosiva, inflamable o tóxica, y definitivamente no quieres que gotee sobre o dentro de tu cuerpo. Es por eso que los científicos de la Universidad de Fudan en China crearon una manera de reemplazar estas soluciones de electrolitos tóxicos con algo mucho menos dañino.

¿Qué forma tienen las nuevas baterías?

Sus baterías vienen en dos formas diferentes. Uno se parece a una tira de cinta, hecha de dos electrodos aplastados que intercalan el electrolito en el medio. La otra batería está compuesta de dos diminutos hilos hechos de nanotubos de carbono. Un hilo incorpora puntos de un electrodo con carga positiva, mientras que el otro se teje con electrodos cargados negativamente. Los dos hilos se empaquetan juntos en un pequeño tubo hueco lleno de solución electrolítica. La idea es que estas baterías tipo hilo podrían un día ser tejidas en vestidos o ropa elegante.

Los investigadores experimentaron con algunos tipos diferentes de soluciones de electrolitos. El que mejor funcionó fue el sulfato de sodio, que a veces se utiliza como laxante. Pero las soluciones salinas, que son, literalmente, agua salada diluida, también funcionaron bien. Eventualmente, fluidos corporales como la sangre, el sudor o las lágrimas podrían tomar el rollo de la solución de electrolitos para energizar los implantes médicos. Dice el estudio.

¿Sabes lo que eso significa, ¿verdad? El futuro del poder podría estar en tu pis.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*