Viajando a través de los “Bytes”: SEGA Master System




En 1985 se puso en venta, solo en Japón, la consola de videojuegos Mark III, como es habitual en los estándares orientales, cada vez que un producto de exclusividad regional sale a la venta en otros continentes, rediseñan dicho producto para adaptarlo a las necesidades y esquemas intercontinentales. Al igual que Nintendo con su NES, SEGA haría lo mismo con su Mark III; comercializaría su producto al nuevo continente para intentar conquistar uno de los mercados más consumidores, además se extendería a regiones latinoamericanas y europeas.

Para salir por primera vez del mercado japonés de forma oficial, SEGA modificó estéticamente su consola y la adaptó a los estereotipos de consumo más comunes fuera de las tierras niponas, además cambió su nombre, el cual pasaría a llamarse Master System.

¿Cómo se veía?

La puesta en escena de Master System con su diseño e imagen, bebió mucho de su hermana mayor Mark III (de color blanco). A la consola rediseñada le dieron un color totalmente negro, junto con un diseño que respira aire retro por sus cuatro lados, además de un esquema rectangular e iconografía en líneas rectas, algo tosco si se quiere.

Contaba con dos conectores correspondientes a los controles, un receptáculo para insertar los cartuchos en la parte superior y una ranura para insertar tarjetas, esta última, era una posibilidad de, en lugar de desarrollar un juego que estuviera disponible en cartucho, podía hacerlo en formato de tarjeta. La implementación de tarjetas en lugar de cartuchos como forma alternativa, era para abaratar los costos de estos, pero debido a su escasa capacidad de memoria, muy pocos juegos salieron en este formato.

Sus controles de color negro con toques en rojo, mantenían el mismo diseño que su versión de consola japonesa, contaba con una cruceta de forma cuadrada, que debía facilitar los movimientos en diagonal y los botones de acción A y B. Algo curioso y particular, era que el botón de pausa no estaba en el joystick, sino en la parte superior de la carcasa de la consola.

Finalmente en 1986 sale a la venta en los Estados Unidos, pero como ya era sabido, Nintendo controlaba casi en su totalidad el mercado americano, esto no le dio espacio a SEGA de popularizar su reciente Master System, de manera que jugó una mala pasada para la nueva iniciativa de SEGA, pues el mercado al que pretendía ingresar, estaba eclipsado en un 90% por Nintendo y su popular NES. Descartado el mercado americano, la consola Master System apuntó a sectores en donde Nintendo no tenía enfocado su público, por eso, SEGA logró buenas ventas en Brasil y algunos países europeos.

Está claro que Master System salió al mercado para competir contra NES, pero no tuvo nada que hacer frente a ella, el público ya se había quedado sorprendido con las capacidades y juegos que ofrecía la consola de Nintendo y no le dio oportunidad a la consola de SEGA de hacerse un espacio. Pero, curiosamente Master System tenía mayor potencia real que NES, lo que por lógica ofrecería juegos con mayor calidad gráfica, pero esto no fue así, ya que no establecía los famosos e innovadores contratos que su competidora hacía con las desarrolladoras de juegos (third party’s).

A pesar de no explotar al máximo las características técnicas de la máquina, contó con un catálogo de juegos interesantes, siendo algunos de ellos más vistosos y coloridos que aquellos que se veían en sus competidores adyacentes, dicho de forma sencilla, mucho de sus juegos tenían mejores gráficos que los de NES o Atari 7800, solo que por no ser tan popular, este apartado no fue valorado.

 

Aquí una lista de algunos de sus mejores juegos:

 

  • Alex Kidd (era la competencia directa de Super Mario Bros.)
  • AfterBurner
  • ChopLifter
  • Deep Duck Trouble
  • Fantasy Zone
  • Galaxy Force
  • Ghouls’n Ghosts
  • Golden Axe
  • Golden Axe Warrior
  • Golvellius
  • Kung Fu Kid
  • Out Run
  • Sonic (otro de los juegos diseñados para competir contra Super Mario Bros.)
  • Space Harrier
  • Streets of Rage
  • Wanted
  • Wonder Boy

 

Los juegos no ofrecían nada nuevo, es decir no innovaban, sino que seguían las mecánicas de jugabilidad y diseños de niveles que habitualmente se veían en las consolas de 8 bit, pero está claro que con esta iniciativa, SEGA sentó sus bases para el posterior salto en alto que daría en su siguiente generación.

 

Finalmente dejamos aquí, su apartado técnico, lo que contenía en su interior:

CPU

Zilog Z80 @ 3,54MHz – 3,57 MHz

ROM

8 a 256 KB

RAM

8 KB

VRAM

16 KB

Audio/Video

Chip de sonido Texas Instruments SN76489

Chip de video Texas Instruments TMS9918 256X192 – 248X192

64 colores (32 de forma simultánea)

64 sprites de 8X8 – 8X16 – 16X16

 


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*