Viajando a través de los “Bytes”: SEGA Dreamcast II



consola de video juegos

Con la llegada de Dreamcast al mercado, se inaugura la sexta generación de videoconsolas, SEGA trae ante nosotros una máquina sólida y completa, que ofrecía todo aquello que se puede esperar de una máquina de 128-bit,pero que sin embargo no le fue suficiente para salvaguardar su estrecha situación financiera, que venía en declive después de sufrir pobres campañas de ventas a causa de los engorrosos periféricos de expansión para Genesiscomo la Mega-CD y la 32X, a los cuales poco soporte le dio, o el caso de la infravalorada Saturn que cayó en el error de explotar una idea desgastada, tal vez poco adecuada, dejando como resultado final una consola que dejó mucho que desear.

Entre el año 1998 y 1999, en un intento por recuperar el espacio que una vez tuvo, SEGA lanza la que sería hasta el día de hoy, su última consola oficial de videojuegos, la Dremcast.Se apuntaron las ventas a los principales territorios comerciales de América, Europa y Asia, de los cuales su público todavía se mantenía enfocado en máquinas como PlayStation y Nintendo 64, dos grandes potencias que tenían firmemente su parte del mercado bajo control. Pero Dreamcast contaba con una capacidad técnica que dejaba muy por debajo a sus competidoras, además era la única que por el momento presumía de un procesador gráfico de 128-bit, frente a los 64-bit de Nintendo o los 32-bit de PlayStation.

Durante su despliegue, Dreamcast alcanzó un buen número de ventas, disfrutando de ser solo, por un tiempo, la consola más potente y la única capaz de mostrar unos diseños gráficos que parecían estar adelantados a su época.Sus características positivas en conjunto lograron 8.20 millones de unidades vendidas, un número que lamentablemente podía haber sido más alto, por tanto si lo hubiera sido, se hubiera logrado cambiar el destino de la consola de un fracaso, a un éxito que daría posiblemente más vida al futuro de SEGA. Pero utilizar el término fracaso, no sería el adecuado, si se comprendiera exactamente el porqué de este desenlace final, teniendo en cuenta que dos factores principales jugaron en contra de Dreamcast:

El primero de ellos es su principal competidora, PlayStation 2, que nada más salir a la venta provocó un desbalance que terminaría desequilibrando a SEGA. Todo el público que Sony se había ganado con su primera entrega, seguiría sujeto él con la llegada de su segunda consola. PlayStation 2 era una revolución que no dejaría ver la elegancia que Dreamcast todavía tenía para mostrar.

La segunda son los errores cometidos por SEGA en anteriores productos, “abandonando” a muchos seguidores con propuestas que, después de llevadas a cabo fueron absueltas de soporte. Esto provoca en los usuarios la idea de: “No me fío de SEGA”. No se podía estar seguro de lo que SEGA nos brindaría en un principio, teniendo en cuenta las fallas anteriormente cometidas.

Ante esto decimos con certeza (y que la comunidad me castigue si fallo en mis palabras) que Dreamcast no pecó de ser una mala consola, de echo si la comparamos con juegos de PlayStation 2o Nintendo Game Cube, por citar un ejemplo, se nota claramente que no tiene nada que envidiarle, de hecho por momentos, juegos como Virtua Striker 2o Crazy Taxicontienen ciertos aspectos que sobrepasan a sus homólogos en capacidad técnica y jugable. El problema no estuvo en la máquina, el problema estuvo entorno a ella, un pasado engorroso y una competencia que tenía muchos adeptos, tornaron las cosas distintas, no es de extrañar que algunos califiquen a la situación como “injusta”, por pasar por alto un producto que sin dudas era y sigue siendo de excelentes características.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*