Los mejores juegos para NES: el clásico Mario Bros.




Pocos conocen el origen de la mascota y personaje principal de la marca Nintendo, hablamos de Mario, que junto con su hermano, Luigi, son quizá los iconos representativos de los videojuegos en la década de los 80 y 90. Si bien aquí no hablamos de sus orígenes, tenemos en cuenta este aspecto porque muchos creen que sus comienzos fueron a partir del mítico juego Super Mario Bros., pero sabemos que su aparición en títulos tuvo lugar, incluso antes, de asignarle un nombre al personaje.

Este no es el primer juego en el que Mario hace su aparición, anteriormente se veía como un personaje sin identidad en juegos como Donkey Kong y Pinball, pero hasta entonces no era conocido como ahora lo es, solo era un personaje que Nintendo ponía en varios de sus juegos, incluso su aspecto visual era utilizado para propósitos secundarios, como en el caso del juez de silla en el título Tennis o el personaje a controlar en Golf.

Si bien, con anterioridad mencionamos que no es la primera vez que Mario aparece en un videojuego, en Mario Bros., es la primera vez que aparece su hermano Luigi. Tal vez la incorporación de un personaje que vaya al lado del principal, se deba al hecho de incluir en el juego la opción para dos jugadores y de alguna manera se debía justificar esta inclusión.

Mario Bros. es un clásico juego de plataformas, en el que los distintos niveles (mencionados como Phase en el juego) no cambian de estructura, pero sí de aspecto visual y de la manera en la que afecta a la jugabilidad de quien lo controla. Como es obvio en los niveles, vemos un esquema bidimensional con superficies flotantes que dividen a la pantalla de juego en cuatro secciones, las cuales los jugadores pueden desplazarse, pero solo sobre la última no pueden atacar. En la primera sección los personajes controlables hacen su aparición en cada nivel, mientras que los enemigos lo hacen en la cuarta sección, saliendo de tuberías y descendiendo hasta la primera sección. El objetivo consiste en eliminar a todos los enemigos de cada nivel para poder pasar al siguiente, siempre intentando no ser tocados por ellos, ya que el juego cuenta con un número limitado de vidas al que debemos cuidar para no ver la pantalla de Game Over.

La manera de deshacernos de los enemigos es golpeando la superficie en donde se apoyan, incapacitándolos momentáneamente desde abajo, para después subir, tocarlos y sacarlos de juego. Es una mecánica de juego exacta y sencilla, y que sobre todo funciona muy bien, ya que fue perfectamente pensada por los desarrolladores Satoshi Tajiri, Mitsuharo Sato y Shigeru Miyamoto, balancearon el aspecto mecánico para que no fuera ni muy fácil, ni muy difícil, por eso primero los enemigos deben ser golpeados desde abajo y luego ser pateados, ya que en un principio se pensó que sería demasiado fácil solo golpearlos para poder eliminarlos.

También podemos encontrar un elemento muy particular, que en varios juegos de plataformas de estas características se hace presente, es el hecho de poder pasar de un lado de la pantalla a otro, por ejemplo: si avanzamos hasta el límite del lado derecho de la pantalla, saldremos por el lado izquierdo y viceversa, este es un aspecto a tener en cuenta ya que el espacio de juego es reducido y limitado, pero se compensa con esta funcionalidad. Además los jugadores contarán con una herramienta que en ciertas ocasiones los sacará de apuros, es el ítem denominado como POW (Power), que se encuentra en la primera sección y que al golpearlo incapacita a los enemigos que estén en pantalla. Es una herramienta útil, pero a su vez puede perjudicarnos, porque aquellos enemigos que estén incapacitados y vuelvan a ser golpeados, se pondrán nuevamente en marcha.

A decir verdad no se puede hablar mucho de este juego fuera del apartado jugable, porque sus apartados gráficos y sonoros son, aunque correctos, ciertamente básicos:

 

Gráficamente se hace notar colorido y superior que en sus versiones de port, con personajes bien delimitados y con movimientos bastantes soberbios si se quiere; además de los fontaneros Mario y Luigi, se encuentra una pequeña lista de enemigos un tanto amistosos, como la tortuga, el cangrejo, la abeja, el pequeño bloque de hielo, las molestas llamas roja y verde y los picos de hielo.

En el apartado sonoro contamos con una pequeña melodía de arranque para el comienzo del juego y de los niveles, en lo restante solo sonidos de efectos, como en los saltos, patadas, deslizadas, al recoger monedas y al golpear el bruto POW, al perder una vida y al iniciarla.

El universo de Mario Bros. tomó su forma con este primer juego representado de manera identificadora, ya que muchos elementos de aquí se toman para los posteriores juegos, como lo es en el caso de las tuberías, las tortugas, las monedas y la manera de golpear las superficies con su popular salto de puño.

 

  • Desarrolladora: Nintendo Research&Development 1
  • Año de salida: 1983

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*