Viajando a través de los “Bytes”: SEGA Saturn



la consola de mega saturn

Inmersos ya en la quinta generación de consolas y con procesadores de 32-bit a la cabeza, toca presentar a una consola que no ha sido popular, y lo de popular siempre es relativo, porque puedes no ser popular y ser un excelente producto, como puedes ser popular y ser un producto no tan bueno. La cuestión es que Saturn fue una consola popular en sus comienzos, sobre todo en Japón, ya que en otros territorios del globo, como en América y Europa, se estaba esperando la novedad del momento, PlayStation, lo que no catalogamos a Saturn como una mala consola, sino más bien, como una consola que no le dio buenas ventas a la compañía de SEGA por múltiples factores.

Saturn salió a la venta entre 1994 y 1995, sin la necesidad de los habituales cambios de estética en el producto, su diseño visual en esencia siempre fue el mismo, aunque sus colores variaban dependiendo la región, de color completamente negro para la versión occidental y blanca para la oriental, junto a un control casi de idénticas características que el de SEGA Genesis; además apostaba por utilizar como periférico de almacenamiento para su juegos el novedoso formato CD, junto con la idea de explotar juegos en tres dimensiones, dos aspectos que su principal futura competencia también optaría, no porque sea una tendencia, simplemente era lo que de cara exigía el futuro de los juegos.

Si conoces juegos de la primera consola de Sony, la PlayStation, verás que no son muy diferentes a los de SEGASaturn, entonces ¿Por qué una fracasó y la otra prosperó? La respuesta en primera instancia tiene que ver con el hardware que compone a la máquina de SEGA, tenía una arquitectura engorrosa para los desarrolladores de juegos, ya que tenía múltiples procesadores trabajando en paralelo, principalmente dos de ellos y el resto utilizados en soporte, lo curioso es que, a causa de esta arquitectura poco convencional, los desarrolladores, en parte, se limitaban a trabajar con un solo procesador, limitando las capacidades que Saturn podía mostrar, este rendimiento un poco mediocre, podía apreciarse en juegos con utilización de polígonos, para crear entornos tridimensionales. Esto provocó que las compañías desarrolladoras de juegos, se alejaran de Saturn y buscaran un lugar en donde poder trabajar con una máquina más sencilla; a causa de esto, SEGA se convirtió en su principal propia desarrolladora de casi todos sus juegos, en los que la mayoría se aprecia un buen acabado general.

Otro factor tiene que ver con el pasado de SEGA y su mala reputación ante la salida de periféricos tras periféricos que poco cumplían lo que prometían, como la SEGA 32X y la SEGA CD, que tanto dinero hicieron gastar a sus fanáticos, solo para seguir jugando básicamente a lo mismo. Esta costumbre que acarreaba SEGA desperdigó a muchos seguidores, optando por la espera de la máquina de Sony, que prometía grandes novedades.

La compañía no le dio mucho apoyo a su lúgubre consola, aunque posteriormente implementaron diferentes accesorios, como controles con mayores funciones o el novedoso NetLink que permitía conectarse a Internet, pero al final Saturn se dejó de fabricar en 1998, para dedicarse de lleno a su próximo proyecto, la SEGA Dreamcast, aunque el desarrollo de juegos continuó hasta el año 2000, recibiendo reputación sobre aquellos juegos de perspectiva bidimensional, en donde la máquina hacia su mejor desempeño. Al final terminó vendiendo 8.000.000 de consolas, y a juzgar por la cantidad no podemos decir que es un número bajo, la cuestión es que su popularidad se centró intensamente en Japón y es ahí donde el número de ventas alcanzó su mayor proporción.

El interior de la SEGA Saturn se componía de:

CPU

RISC SH2 @ 28.6 MHz

RISC SH1 @ 20 MHz

RAM

2 MB

Audio/Video

Chip de sonido CISC 68EC000 @ 11.3 MHz, con 32 canales PCM y 8 FM.

Resolución máxima de video de 720X576 píxeles,profundidad de color de 32-bit 16 millones de colores


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*