Viajando a través de los “Bytes”: Atari Jaguar




Desde sus principios hegemónicos, generación tras generación Atari fue en descenso, hasta finalmente llegar a la que sería su última consola en salir al mercado, la Jaguar, un rotundo fracaso en ventas y cúmulo de críticas negativas, cuyos azotes iban dirigidos a la consola más poderosa de la quinta generación.Vamos a comenzar y a tratar de ser lo más imparcial posible, ninguna consola de juegos es enemigo de aquel amante a los videojuegos, por ello sería agradable describirla simplemente como una consola, más allá de su declive, que logró que Atari se retirara del mercado.

Jaguar es una consola perteneciente a la quinta generación de videojuegos de sobremesa, a su vez es la última consola que Atari sacó al mercado; ésta se puso en venta a partir del año 1993 y posteriormente en 1994. Era una máquina completamente adelantada para el hardware de la época, teniendo en cuenta que contaba con 64-bit, cuando por entonces reinaban los 16-bit, esto es adelantarse dos generaciones en apartado técnico, lo que por supuesto, se supone que debería ser una ventaja asombrosa, y como es de esperar esto no fue así. En primer lugar, Atari apostaba con su Jaguar a realizar juegos con gráficos en tres dimensiones, una jugada astuta, puesto que el aspecto tridimensional y los gráficos hechos a partir de polígonos, serian el futuro de todos los juegos, pero la programación de este tipo de juegos resultaba complicada para los desarrolladores, que veían a la Jaguar, una máquina en la que era difícil programar juegos y a su vez difícil de explotar su potencial al máximo; el resultado de esto fueron juegos mediocres, por no decir malos y en los cuales la mala jugabilidad estaba presente en todos ellos.

Puesto que la magia de una consola se encuentra en sus juegos, y como recientemente mencionamos que sus juegos eran poco jugables e irritantes, la consola acabó en el olvido, logrando poco más de 250.000 unidades vendidas y con un pobre catálogo de 80 juegos en total. Quizá si se hubiera aprovechado su potencial al máximo y logrado como resultado, juegos de excelente calidad, seguramente la historia hubiera sido diferente para la Jaguar. Y como si fuera poco, se le suman a la competencia dos máquinas que hicieron historia, hablo de que vieron la luz las consolas SEGASaturn y SonyPlayStation, dos enormes bestias, que aunque contaban con 32-bit, lograron juegos extraordinarios y superiores que lo que Jaguar fue capaz de mostrar, finalmente estas consolas recientemente salidas al mercado, terminaron cavando la tumba de Atari.

En el aspecto estético de la máquina, vemos el intento de querer reflejar el potencial interno de la consola en su diseño visual. A su vez vemos que el diseño visual cumple su cometido, se ve agresiva y robusta, pero solo se queda en la imagen, porque el resto habla por sí solo. Lucía un color completamente negro, con su ranura para cartuchos y un botón rojo de encendido/apagado, en la parte inferior izquierda el logotipo de Jaguar, en la parte posterior se ubican el conector a la toma de corriente junto a los conectores de audio/video y por último en la parte frontal se encuentra la entrada para conectar el mando.

Los mandos fueron enormemente despreciados, tanto por su diseño, como por su funcionamiento, en el que incluía tres botones principales (C-B-A), una cruceta, dos botones de selección y un ridículo teclado numérico que para poco se usaba, la respuesta de éste a los movimientos y acciones era nula, esto no solo se debía a lo malo del control, también tenía su culpa la programación de los juegos.

 

Vamos a echarle un vistazo a su interior:

CPU

Curiosamente la máquina tenía múltiples procesadores en una misma placa:

  • Tom @ 26.5 MHz
  • Jerry @ 26.6 MHz
  • Motorola 68000 @ 13.2 MHz

RAM

  • 2MB

Audio/Video

  • Sonido estéreo de 16-bit señal digital.

Alcanzaba una resolución máxima de video de 800X576 y con una profundidad de color de 24-bit, equivalente a 16.777.216 colores simultáneamente.

Con un conjunto de críticas inevitablemente negativas, al poco tiempo desaparece de del mundo de los videojuegos, una marca que en su momento supo hacer historia.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*