Viajando a través de los “Bytes”: Commodore Amiga CD32




Digamos que estamos ante los primeros prototipos de consolas con procesadores de 32-bit, las primeras firmas en explotar sus máquinas en este avanzado campo, en donde por entonces las consolas de 16-bittodavía eran la novedad, estamos ante una representación fidedigna de un eslabón perdido entre los 16-bit y los 32-bit.

Por empezar la firma Commodore no aprendió de sus errores, siguió convirtiendo sus ordenadores domésticos en consolas de videojuegos, una costumbre que venía arrastrando desde la Commodore 64GS y la CDTV, ésta vez el mismo error volvería a ser cometido con la Amiga CD32, pero en esta ocasión el proyecto se llevó a cabo por la necesidad de no quedar excluido del mercado doméstico que estaba siendo invadido por su competidora IBM, un intento desesperado de salvaguardar su territorio financiero, pero de la manera menos adecuada.

En el año 1993 Commodoresaca a la venta su consola de videojuegos de 32-bita un precio de $399, ésta técnicamente era una computadoraAmiga 1200 disfrazada de consola ya que utilizaba el mismo esquema de hardware del que hacía gala el ordenador. A decir verdad y a juzgar por sus juegos, no parece que estemos frente a una consola de quinta generación, sus juegos, es decir la mayoría de ellos eran conversiones que venían del catálogo ya existente de Amiga 1200. Los desarrolladores de juegos que ya habían creado éstos con anterioridad, vieron la oportunidad de ganar dinero fácil ¿Cómo? Reciclando los juegos que habían desarrollado para la 1200 y dándole un pequeño lavado de cara, para que sea re-sacado como producto nuevo en la Amiga CD32 ¿Quién querría comprar una consola, cuyas prestaciones eran las mismas que un ordenador convencional y en donde sus juegos ya fueron jugados y vistos en dicho ordenador?

De a poco, Commodore se fue a la banca rota y no pudo darle respaldo y continuidad a su producto, una vez más había cometido ese error, que esta vez sentenciaría su existencia. Pero dejemos de lado la triste historia de la firma y de su ordenador convertido en consola, centrémonos en el aspecto de la máquina:

Lo más curioso del sistema, era su control, aunque por un lado la distribución de botones era bastante parecida a la del control de Super Nintendo (que por cierto estaba muy acertada), su diseño pecaba bastante, no creo haber visto un control con ergonomía tan extraña y a decir verdad incómoda, en alguna otra máquina de juegos. Era como un control a medias entre mando y volante de carreras, aunque creo que desde ya, su principal falla no está en el diseño del control, sino es su respuesta.

El diseño de la consola, guardaba discreción, un poco frío quizás, mantenía el aspecto clásico ya visto en generaciones anteriores. A parte de su diseño poco llamativo, el resto ya es costumbre: una conexión lateral para el mando, conectores traseros para la alimentación y salida de audio/video a la TV, botones de encendido/apagado y Reset, la incorporación de un selector de volumen y una entrada para auriculares. Por último, el cambió más radical, la lectora de CD, que marcaría a partir de aquí un nuevo estándar en soportes para juegos, un soporte del cual harían uso las siguientes consolas venideras.

Su principal apartado técnico estaba compuesto de:

  • CPU: Motorola MC68EC020 @ 14.32 MHz
  • RAM: 2 MB
  • ROM: 1 MB
  • Audio/Video: 4 canales, cada uno con 8-bit (2 canales estéreo).

Chip de arquitectura avanzada AGA junto al chip adicional Akiko, paleta de color de 24-bit (16 millones de colores), 256 colores simultáneos en pantalla en modo indexado.

Resolución de 320X200 hasta 1280X400i para la versión NTSC y 320X256 hasta 1280X512i para la versión PAL.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*