Viajando a través de los “Bytes”: Nintendo 64




No hace falta presentar a una consola que habla por sí misma, todo aquel que sea seguidor de los videojuegos y que conozca el pasado de los mismos, comprenderá que la marca Nintendo en su momento, fue palabra mayor, eran tiempos en donde la idea que explotaba encajaba de maravilla para el planteamiento de juegos y personajes infantiles que proponía, todavía las mentes inocentes se dejaban atrapar por juegos casi sin violencia y alegres, como los que Nintendo siempre supo mostrar.

Así, sin decir más, Nintendo 64 es una de las mejores consolas de la historia, gozó de grandes títulos, innovadores al ciento por ciento, con calidad sonora agradable y un desempeño gráfico que dejó atónito a muchos e indiferente a otros pocos.

Para entonces Nintendo tenía a sus espaldas un pasado impecable, además de lograr excelentes ventas, ganó su territorio y se posicionó entre las mejores consolas del momento, tanto con la NES, como con la Super Nintendo. Ahora con un nuevo proyecto entre manos, pretendía lanzar Nintendo 64, para seguir en dirección hacia la buena fortuna, y por lo visto, supo seguir bien esa dirección.

En el año 1996, la consola de videojuegos Nintendo 64 sale a la venta en América del Norte, América del Sur y oriente, para más tarde hacerlo en Europa. Incluso antes de su lanzamiento las expectativas eran altísimas, sus demostraciones y presentaciones previas a su lanzamiento fueron nota de ello, como los numerosos comerciales televisivos que podíamos ver y entusiasmarnos con un Mario completamente en tres dimensiones, dando saltos como loco, dejando en pantalla el subliminal mensaje de $399, precio que no pareció ser elevado, a juzgar por las 32.9 millones de consolas vendidas.

 

La máquina

A pesar de tener varios nombres anteriores al definitivo, optó por llamarse Nintendo 64, haciendo alusión al procesador principal de 64-bitcon el cual la máquina contaba. La consola presentaba un diseño suave, con uso predominante de líneas curvas para todas sus partes, de un color negro claro para la versión original y de colores llamativos para ediciones especiales.

La parte trasera de la consola albergaba los conectores de audio y video, junto a la entrada de alimentación. La parte superior contaba con un interruptor de encendido y apagado, un botón de Reset y un módulo de expansión que servía para añadir un periférico que dotaba de mayor capacidad de memoria a la máquina, luciendo así pequeñas mejoras gráficas en los juegos; a ello se le suma la controversial elección de Nintendo de optar por el receptor de cartuchos, precisamente no es controversial el receptor, ni tampoco los cartuchos, sino la elección.

Ya que el cartucho estaba quedando atrás con respecto al CD, esto por varias razones: mayor costo de producción y menor capacidad de almacenamiento, dando como resultado juegos y sonido limitados. Muchas consolas del momento estaban haciendo uso de este periférico, Nintendo sabía esto, pero sin embargo decidió optar por tal elección.

Los cuatro conectores de la parte frontal, correspondían a los controles, ésta característica de utilizar cuatro controles simultáneos fue un rasgo distintivo de la máquina, ya que potenciaba la diversión con amigos, en juegos como:Mario Tennis, Mario Party, Mario Kart 64, Golden Eye 007 o Perfect Dark. No es que sea la única en ofrecer esta característica, pero se convirtió en el sello de identidadde Nintendo 64.

El control era algo totalmente diferente a lo que ya se había visto, un enorme mando con tres empuñaduras, un botón Start, 6 botones de acción principales y dos botones superiores frontales, una cruceta direccional y un particular stick analógico conformaban un control completo y apto para todo tipo de juegos.

También era innovadora la forma por la cual se podía sostener el control, dando la posibilidad de diferentes agarres dependiendo del tipo de juego al que jugábamos, de aquí el propósito de las tres empuñaduras. También se podían anexar accesorios como el Rumble Pak, que dotaba de vibración al control y elController Pak, que permitía guardar las partidas y configuraciones personales.

En cuanto a juegos, Nintendo 64 hiso gala de un buen catálogo de ellos, no por su cantidad, sino por su calidad. Muchos de los títulos mostraban características gráficas y posibilidades jugables que de lejos convertían a la máquina en una enorme caja de sorpresas.

Juegos como The Legend of Zelda: Ocarina of Time o Mario 64, hacían uso de enormes entornos que permitían al jugador sentir la sensación de libertad, sintiéndose así motivado a explorar y recorrer hasta llegar a cada rincón del universo 3D. Después de un largo tiempo, podemos apreciar otro avance significativo en la evolución de los juegos, no solo por el apartado tridimensional, también por el buen uso de este factor a la hora de aplicarlo a un juego en particular.

Gracias a la creatividad y la potencia que la consola brindaba, se lograron nuevas posibilidades y surgieron nuevos géneros ¡El mundo de los videojuegos sigue su rumbo!

 


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*