Cinco cosas que no extrañaremos de Windows Xp



no windows xp

Microsoft anunció desde el pasado que el próximo 8 de abril dejaría de dar soporte para Windows XP, una razón más que suficiente para migrar a una versión más actualizada del sistema operativo más popular del planeta. Aunque algunos se resisten a dejar XP, también es cierto que hay una serie de cosas que no extrañaremos más.

Windows XP agoniza con el paso de los días. A pesar que todavía es la plataforma operativa con más clientes en Microsoft, en menos de un mes dejará de recibir soporte y quedará entre las versiones desactualizadas del sistema operativo, entra las que se encuentran Windows 98, Windows 2000, y Windows NT.

Esto quiere decir que XP no recibirá más parches de seguridad para proteger el equipo de múltiples ataques virales, convirtiéndose en un equipo “clínicamente muerto”. Esta situación ha forzado que muchos usuarios piensen seriamente en actualizar su sistema a las versiones actuales: Vista, 7, 8 y 8.1.

¿Qué versión de Windows debería instalar en mi equipo? Si quieres un sistema relativamente estable como fue Windows XP, te recomiendo actualizar a Windows 7, hasta el momento la plataforma más confiable y segura.

Como se sabe, Vista es una de las versiones más accidentadas y con múltiples errores, ni qué decidir de Windows 8 y 8.1, ambos con errores de compatibilidad para una larga lista de programas y periféricos.

Entonces no quedamos con Windows 7,  y para despedirnos de XP nada mejor que recordar aquellas funciones y actividades que no extrañaremos del sistema más longevo en la franquicia de Microsoft:

 

Cinco cosas de Windows XP que no echaremos de menos

 

1 – Problemas con discos SATA

Por si no lo sabías, las primeras versiones de Windows XP no disponen de soporte para los discos duro SATA. El almacenamiento en discos SATA es uno de los estándares más comunes en el mercado, pero XP no era compatible con este tipo de tecnología.

No fue hasta Service Pack 3 en el año 2008 que recién era posible instalar discos SATA, pero aquellos que no tienen la última versión de XP todavía deben lidiar con este problema, y por consecuencia, tener discos con menos capacidad de almacenamiento.

 

2 – 4GB de memoria RAM como máximo

En el mejor de los casos, la versión de 64 bits de Windows XP permitía hasta 4GB de memoria RAM, mientras que la de 32 bits soportaba 3GB como máximo. En un comienzo, los equipos con XP tenían una RAM de 256MB a 512MB, ahora hay ordenadores que superan los 8GB de RAM.

 

3 – Mensajes de error

Si eres un usuario frecuente de XP, entonces debes estar acostumbrado a las notificaciones de error que se muestran en ventanas emergentes, eso sin mencionar el sonido que nos hacía saltar con cada mensaje. Inclusive, los famosos pantallazos azules mostraban información difícil de comprender.

En los últimos años, Windows ha mostrado mejoras para las notificaciones de error, con opciones más intuitivas para corregir cualquier problema.

 

4 – Internet Explorer

Windows XP trae por defecto Internet Explorer 6, una versión desfasada que debemos actualizar de manera obligatoria para navegar óptimamente por la red. El problema es que apenas podemos actualizar a la versión 8, lo que significa que no hay compatibilidad con HTML5 y todas las nuevas funciones interactivas para integrarse a las redes sociales.

 

5 – DirectX 9

La mayoría de videojuegos actuales dispone de soporte para DirectX 10 y DirectX 11, pero los usuarios de XP apenas deben conformarse con la versión 9, una limitación que afecta directamente al uso de gráficos y rendimiento a la hora de correr un videojuego o un programa moderno como Adobe Premiere CS6, por ejemplo.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*