Windows XP o Windows 8: Microsoft lidia una batalla con el pasado




Dice el dicho que todo tiempo pasado fue mejor, pero eso algo que Microsoft negará tajantemente. A pesar de la enorme popularidad que Windows 8 ha ganado en el mercado, la versión del nuevo siglo, el Windows XP se rehúsa a morir y se mantiene como el segundo sistema operativo más popular de Microsoft.

Dura batalla la que viene lidiando Microsoft en el último par de años. No funcionó con Windows Vista (un verdadero desmadre de sistema), ni con Windows 7. Han pasado más de 12 años desde que XP debutó en el mercado, y aunque la versión 8 lidera actualmente la cuota de clientes, el clásico sistema operativo de todos los tiempos permanece entre los altos estándares del público.

 

Windows XP: con los días contados

Apenas el año pasado, Microsoft anunció que Windows XP recibiría soporte hasta abril 2014, es decir, en menos de tres meses el sistema quedará desfasado, sin actualizaciones ni posibilidad alguna de recibir una solución oficial ante un eventual problema.

Más allá de la fecha pactada, Microsoft no hace oídos sordos y reconoce que XP ha sido la más grande hazaña conseguida en su largo historial, pero es momento de mirar hacia el futuro, y XP no es más que el pasado de una gloria ajena.

Olvidemos por un momento el romance que todavía despierta Windows XP en millones de usuarios y analicemos cifras concretas. Según cifras de la firma Net Applications, en  la actualidad Windows 7 es el sistema más vendido con 47.52% , seguido por XP que se mantiene en un 28.98%.

Aquí un dato curioso. En el último año, XP ha registrado una caída del 30%, pero sigue posicionado en el segundo lugar con gran comodidad. El tercer puesto es para Windows 8 y 8.1, que ocupan más del 10% de la cuota del mercado. Finalmente, está Windows Vista rezagado en el último lugar con 3.61%.

¿Cuál es el problema con Windows 8? Aunque su interfaz Metro es uno de los cambios visuales más importantes respecto a la versión tradicional, parece que mucha gente no se siente cómoda con el hecho de cambiar el Escritorio convencional con un diseño táctil que guarda el mismo formato de una tablet PC.

Eso sin mencionar los constantes errores y problemas de compatibilidad que todavía se presentan en Windows 8, un verdadero dolor de cabeza para quienes no pueden instalar programas y juegos.

Algo similar ocurre con la última actualización de Windows 8.1, que registra serios inconvenientes de compatibilidad con una larga lista de periféricos. Muchos usuarios se han visto en la obligación de regresar a la versión 8 o 7 para no tener este tipo de problemas. En el mejor de los casos, hay quienes prefieren quedarse con XP.

 

¿Cuál es tu sistema operativo favorito? ¿Prefieres navegar en Windows XP antes que Windows 8?


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*