Cables de conexion en parlantes de un home theatre




Los cables de altavoz, de la calidad mejor que podamos, si nos venden de un rollo grande lo primero que habrá que hacer es, una vez cortado a la medida adecuada, separar cada cable unos 3 cm. en cada extremo y pelarlo en un 1 cm. sin cortar ningún hilo (1), tras eso enrollarlo (2) e insertarlo en el altavoz y en el amplificador teniendo cuidado de no pillar ningún pelo. También se puede usar conectores tipo “banana” para una mejor conexión, perdiendo una ínfima y mínima calidad de sonido (3).

Cómo pelar los cables Cómo enrollar los cables Cómo colocar los cables en la banana
1 2 3

Polaridad de los altavoces

Habrá que conectar siempre el + del amplificador al + del altavoz, y lo mismo con el -. Nos ayudaremos con el color del cable. Si por cualquier cosa los conectáramos al revés, se oiría “fuera de fase”, es decir, si se oye estéreo no sonaría en el centro, sino en los lados de la habitación, además de un grave raro, ya que en vez de salir el altavoz hacia fuera se mete hacia dentro.

Cómo enchufar los cables de los altavoces siguiendo la polaridad


CONEXIÓN Y CABLES DE ALTAVOZ

Los cables de altavoz son probablemente el tipo más diverso y en el que podemos encontrarnos prácticamente de todo. En otras palabras, cables de muy diversos tipos y de diferentes fabricantes, dada uno de los cuales afirmando que su geometría o su tipo de conductor es el mejor, lo cual despista mucho al usuario final.

Conexión de un cable de altavoz

* Están compuestos por dos hilos conductores, en la mayoría de casos exactamente de las mismas características. Normalmente uno de ellos viene indicado con un color, un signo, una marca o un borde con el fin de distinguirlo del otro.
* Es fundamental conectarlo de modo que la polaridad coincida en el amplificador y en el altavoz. Es decir, conectar positivo o + con positivo, y negativo o – con negativo. Con esto el altavoz se moverá de la forma tal y como fue diseñado, en semiciclos positivos el cono se desplazará hacia fuera y en semiciclos negativos hacia dentro (esto ya lo contamos en Elección de los altavoces). Esto se llama “puesta en fase absoluta”.
* Si conectamos los dos altavoces al revés, los conos se moverán al contrario. Esto hará que los graves potentes (por ejemplo, percusiones) y que los sonidos poco armónicos (un contenido en semiciclos positivos muy diferente de el de semiciclos negativos), debido a transitorios muy rápidos, suenen raros y extraños. Esto se llama “fuera de fase absoluta”.
* Si conectamos por ejemplo el canal principal izquierdo correctamente y el derecho al revés, y nos colocamos entre medias, notaremos cómo el sonido en vez de provenir desde un punto centrado parecerá que viene de todas las paredes de la habitación. Esto es debido a que estamos cancelando el campo directo, puesto que son sonidos que nos llegan uno con una fase y otro con la misma pero invertida, y sólo oímos el campo reverberante aportado por la sala, dado que éstos nos llegan con fases distintas.

Grosor y longitud del cable

* Hablar de diferencias de retardos de señal en cables de altavoz de diferentes longitudes es un sinsentido, dado que la velocidad de propagación de los electrones en un cable, teniendo en cuenta la permeabilidad dieléctrica del cobre, es unas 6 veces por debajo de la velocidad de la luz. Esto es extremadamente rápido, del orden de unos ns (nanosegundos), por lo que es inaudible (nosotros sólo somos capaces de apreciar diferencias a partir de unos pocos milisegundos, y eso sólo en frecuencias medias).
* Sin embargo, el grosor (sección) y longitud del cable pueden influir seriamente en la resistencia eléctrica que ofrece el cable al paso de la corriente. Y aun así, teniendo en cuenta la fórmula que calcula la resistencia en un cable, el factor más influyente con diferencia es el grosor más que la longitud. Es decir, debería importarnos muchísimo más que un cable sea un 50% más delgado a que sea un 50% más largo.
* Un cable que tiene mucha resistencia consume y malgasta potencia del amplificador (también influye en una disminución de volumen). Además, aumenta la resistencia de salida de éste, por lo que el factor de amortiguamiento o damping factor de éste disminuye, lo que causaría “ecualizaciones” indeseadas en la respuesta del altavoz y un peor control del movimiento de los conos.
* Cuanta menos longitud (lógico) y más grosor (para entender esto, hacer un símil con una tubería de agua), un cable tendrá menos resistencia. En los cines en casa donde se emplean líneas de baja impedancia para conectar los altavoces, es importante tener cables lo más cortos y gruesos posibles. Lo más recomendable es, al menos, 2-2’5 mm de grosor.

Capacitancia e inductancia de un cable

* Un cable no puede ser puramente resistivo. Significaría que tiene un ancho de banda infinito, lo cual es imposible. Siempre tiene asociados variaciones de su impedancia conforme subimos o bajamos en frecuencia o, lo que es lo mismo, efectos inductivos y capacitivos. En otras palabras, la resistencia pura disminuye la amplitud por igual de todas las frecuencias. Los efectos inductivos y capacitivos, atenúan unas frecuencias (en cables, altas frecuencias) y dejan pasar otras (como si fueran un filtro). También, al igual que un filtro, producen desfase en las frecuencias atenuadas.
* No es posible hacer que un cable sea poco resistivo, capacitivo e inductivo a la vez. De hecho, cuanto más disminuyamos su resistencia e inductancia (mediante un conductor más grueso), más aumentará su capacitancia. Además, el propio aislamiento puede actuar como dieléctrico y aumentar esta capacitancia, puesto que puede absorber durante instantes muy cortos de tiempo parte de la energía que circula por el cable, que, al ser liberada, añade distorsión a la señal.
* Las señales musicales están compuestas de altas y bajas frecuencias que cambian constantemente. Las primeras tienden a moverse más rápido puesto que se desplazan por la superficie del conductor (donde la resistencia es menor), y las segundas se mueven más despacio y a través del núcleo. Esto provoca los efectos inductivos de los cables, dado que este retardo de grupo (diferencia de transmisión de diferentes frecuencias) contribuye al efecto de filtro de altas frecuencias que hemos comentado. Algunos llaman a esto “skin effect” o efecto piel.
* Aunque todo lo puesto asusta un poco, lo cierto es que en las longitudes típicas que tenemos en un cine en casa (sólo unos pocos metros) los efectos inductivos y capacitivos no son parámetros tan críticos. De todas formas, lo ideal es usar siempre las longitudes más cortas posibles.

Dieléctrico (recubrimiento del conductor)

* Ya hemos visto cómo un dieléctrico puede afectar a la capacitancia de un cable. Además, estar construido de un buen material afecta a la longevidad del mismo: un dieléctrico de PVC no será tan duradero como el poliéster, polipropileno o teflón. Un buen dieléctrico contribuye a la no oxidación de los hilos de cobre del cable y un mejor aislamiento de los mismos.
* También es importante mencionar que los cables de altavoz, a las longitudes típicas de un cine en casa doméstico, no son tan sensibles a interferencias electromagnéticas (EMI) y de radio frecuencia (EFI) como lo pueda se un cable de interconexión de vídeo o de audio, ya que las señales son de mucha más amplitud (del orden de W).
* No obstante, los cables más High-End disponen de mallas conectadas a tierra en uno de los extremos a modo de jaulas de Faraday (muchas etapas de potencia High-End incluyen una pequeña toma de tierra al lado de las bornas de conexión para conectar la malla de un cable esotérico). Otros no incluyen la malla, en su lugar tienen el haz de conductores que conforma el positivo y el haz de los negativos transposicionados o trenzados, de tal modo que se neutraliza el posible acoplamiento magnético. Por supuesto, hay cables de altavoz con los conductores trenzados y, además, con malla.

Geometría del cable

* La propia geometría del cable afectarán tanto a la capacitancia como inductancia del cable. Unos diseños disminuyen una aumentando la otra, y viceversa.
* Se habla de cables de sección circular, ovalada e incluso rectangular o plana. Estas dos últimas geometrías tratan de disminuir el “skin efect” que hemos comentado al hablar de la capacitancia e inductancia.
* También hay cables monofilares,  con un solo hilo de gran grosor, y multifilares, varios hilos de un grosor mínimo, prácticamente “pelillos”, en paralelo. Los primeros suelen tener menos resistencia, puesto que se aprovecha más la sección del cable, así como una mejor transmisión de frecuencias bajas y medias. Los segundos evitan en gran medida el skin efect y mejoran la transmisión de altas frecuencias sin tener que recurrir a un sólo conductor de poca sección, que ya hemos visto que tendría mucha resistencia.
* Algunos cables de gama alta contienen conductores de diferentes tipos. Un cable grueso central, denominado “línea de transmisión de graves” rodeado de hilos más delgados. Estos cables unen las ventajas de los conductores finos y delgados y evitan los inconvenientes.

Conductor

* La mayoría de los cables son de cobre y además OFC (cobre libre de oxígeno), algo especialmente útil cuando el dieléctrico que recubre el conductor es de poca calidad. Es algo que evita la oxidación y nos garantiza la mínima resistencia para una sección y longitud dadas. También hay cobre del tipo “UPOCC”, un proceso con aún menos impurezas que el OFC clásico.
* Existen otros tipos más exóticos como cobre bañado en plata, hilos de cobre y plata intercalados, aleaciones con un alto contenido en plata o plata pura, muy costosos de fabricar, que los vemos en algunos cables High-End. La plata tiene una conductividad mucho mejor que el cobre. En el resto de parámetros es bastante similar.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*