Sistema THX




El sistema THX no es una tecnología de grabación, y tampoco es un formato de sonido.. THX es más bien un sistema de control de calidad. Si un productor de sonido dice que su película está en THX, significa que la banda sonora de dicho film se escuchará exactamente igual que en el momento de su creación, indicándose en los cines y carátulas de la película el logotipo certificador de THX.

Este sistema fue creado por un empleado de LucasFilm, Tomlinson Holman, para el episodio de Star Wars “El retorno del Jedi”. Lo que se pretendía conseguir eran unas condiciones óptimas de sonido para la película. Hoy por hoy, es un estándar dentro de la industria del cine.

Este simpático señor que toca su banjo es el padre de tan estruendoso sonido. Se trata de Andy Moorer y en su haber cuenta con cuatro patentes y un Óscar por ser pionero en utilizar sistemas digitales de sonido en el cine. En los sesenta estuvo trabajando en Stanford en sistemas de Inteligencia Artificial, en los 70 en el IRCAM de París y en los ochenta trabajó en LucasFilm, para luego unirse a Steve Jobs en NeXT. También ha pasado por Adobe y Pixar. La característica sintonía del THX fue creada por él en 1982, y se llama ‘Deep Note’, literalmente ‘Nota profunda’. El creador del sistema THX le encargó hacerla, y le pidió ‘algo que parece que viene de alguna parte y se convierte en algo muy muy grande’. A Andy le gusta decir que su ‘Deep Note’ es el sonido generado por un ordenador más reconocido alrededor del mundo.

Durante mucho tiempo se especuló con qué equipamiento se había hecho el sonido de marras, pero el mismo Andy atajó aclarando que había sido con un procesador de sonido a gran escala que habían construido en LucasFilm. Andy hizo varios programas para que ese procesador se comportara como un sintetizador enorme. Usó como onda de base para los osciladores la de un violoncello.

Tras la sintonía no se esconde instrumento alguno, sino unas 20.000 líneas de código en el Lenguaje C. Esas lineas producían unas 250.000 órdenes para el sintentizador que se traducían más o menos en un “pon la frecuencia de X oscilador a Y Herzios”.

Lo curioso de ese programa es que incluía ciertas variables aleatorias, condicionadas por la fecha y la hora, lo que hacía que cada vez que enviaban una pieza al sintetizador, esta fuera algo distinta a la anterior. Esto casi provoca la pérdida del original del sonido, ya que después de estrenarse ‘El retorno del Jedi’, LucasFilm perdió la original y le pidieron a Andy que recreara la pieza de nuevo. Por esos factores de aleatoriedad, el sonido obtenido era siempre ligeramente distinto y provocó quejas en LucasFilm. Afortunadamente, Andy encontró una copia del original, y es la que ha sobrevivido hasta nuestros días. En 1986, el sintentizador gigante original fue vendido y nunca más se supo.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*